Contraseña olvidada

 



Boletín informativo

Nombre:
E-mail:

Qualitas en Prolomer





TIPS GASTOS MÉDICOS

Lo que todo asegurado debe saber de su póliza de gastos médicos

La mala costumbre de no leer o dejar de preguntar puede traer problemas en el
momento en que existe algún siniestro. Para que puedas exigir mejor los derechos
que tu póliza te concede y evitar sentirse engañado por desconocimiento, debes
conocer los siguientes términos referentes al contrato de seguros:

El Deducible: Es una cantidad fija, seleccionada por el asegurado, que determina el límite hasta el cual el contratante debe responder por los gastos médicos que tenga. Si tu contratas un seguro de gastos médicos con deducible de $10,000 pesos, toda atención hospitalaria u honorarios médicos que supere esta suma será cubierta por la aseguradora. La mayoría de los deducibles van desde $1,000 a $20,000 pesos.

El Coaseguro: Es un porcentaje del costo del siniestro que el asegurado tendrá que pagar si ocurre. Incide en la prima del mismo modo que el deducible: al ser una participación del asegurado en el pago del riesgo, a manera que aumenta el coaseguro disminuye la cantidad que se paga por el seguro. Generalmente se manejan coaseguros de 10%, pero hay compañías que tiene un rango del 5 al 20%, depende de la elección que haga el asegurado.

Periodo de espera: Hay ciertos padecimientos que requieren un lapso ininterrumpido de vigencia de la póliza para que los cubra el seguro, mismos que están "excluidos temporalmente" al inicio de la misma. El tiempo de espera puede ir de un año a cuatro, dependiendo de la enfermedad, de la condiciones generales de la póliza, o de las políticas de las compañías.

Antigüedad: Es el tiempo durante el cual alguien ha estado asegurada en una póliza de gastos médicos mayores. Se reconoce entre compañía y compañía para evitar periodos de espera en caso de cambio de aseguradora, pero sólo es válida si no han pasado 30 días entre que dejó de tener vigencia la póliza de la aseguradora anterior y se contrató el seguro con la nueva compañía.

Fuente: Fragmento tomado del el periódico El Economista